Las ayudas económicas de Torrelodones no son compatibles con las percibidas por otras administraciones

Tras el anuncio ayer de la aprobación por parte de la Junta de Gobierno local de Torrelodones de las bases que regirán las ayudas económicas a empresas y autónomos, el PSOE asegura que estas excluirán a gran parte del tejido empresarial de Torrelodones.

“El programa de subvenciones llega con muchísimo retraso y esconde una serie de condiciones que van a causar que muchos posibles beneficiarios no puedan recibirlas”, indican los socialistas.

Y esto es así porque en las bases se ha establecido que haber recibido ayuda de otras entidades por el coronavirus “es causa de exclusión”. “Aunque –como aseguran desde el PSOE- la inmensa mayoría de los ayuntamientos de toda España han establecido que sus líneas de ayudas al tejido empresarial son compatibles con las que conceden otras administraciones o instituciones”.

Propuesta socialista para ayudas económicas de Torrelodones

Uno de los sectores más impactados por la crisis del coronavirus ha sido los autónomos y las pequeñas empresas. Por eso, ya en el mes de abril, desde el PSOE se planteó al equipo de gobierno un programa de ayudas con la finalidad reducir los daños económicos a los pequeños negocios de la localidad. “En concreto propusimos una línea de ayudas de hasta 2.000 euros, que sea compatible con las que pongan en marcha otras administraciones, tanto para las personas trabajadoras por cuenta propia como las pequeñas empresas de Torrelodones”, explica el portavoz socialista, Rodrigo Bernal.

Sin embargo, cuando el equipo de gobierno ha dado luz verde a las bases de la convocatoria de la línea de ayudas al tejido empresarial, se ha establecido que una de las causas de exclusión sea disfrutar de otra ayuda de similar o idéntica finalidad de fondos o entidades públicas en el ejercicio 2020. “No entendemos cómo se impone esta condición cuando en la gran mayoría de ayuntamientos se ha establecido literalmente que ayudas similares a la que se ha diseñado para Torrelodones son compatibles con cualquier otra otorgada por otras administraciones públicas o instituciones, independientemente de la finalidad para la que sean concedidas”, señala el portavoz del PSOE local.

De hecho la propia Ley de Subvenciones en su artículo 17.3 apartado M dice literalmente que las bases de la convocatoria de cualquier subvención determinaran ‘compatibilidad o incompatibilidad con otras subvenciones, ayudas, ingresos o recursos para la misma finalidad, procedentes de cualesquiera Administraciones o entes públicos o privados, nacionales, de la Unión Europea o de organismos internacionales’. “Si la norma a la que se acoge nuestro Ayuntamiento deja a la discrecionalidad de cada Administración que las ayudas que otorgue sean compatibles con otras o no, entonces no estamos ante un imperativo legal, sino ante una decisión política que va a causar que muchos posibles beneficiarios sean automáticamente excluidos si, por ejemplo, han pedido las ayudas del Gobierno o de la Comunidad de Madrid”, apunta Rodrigo Bernal.

Criterios en la adjudicación

Otro aspecto que los socialistas no comparten es la falta de criterios claros para la adjudicación de las distintas líneas de ayudas, ya que no se ha planteado un baremo a la hora de establecer las cuantías que va a recibir cada adjudicatario. “En las líneas por cese de actividad, por descenso de la facturación y la establecida expresamente para las actividades hosteleras se habla de cantidades de hasta 2.000, 1.000 y 500 euros, respectivamente, sin que se expongan unos criterios claros a la hora de conceder unas cantidades u otras”.

De hecho, en la propuesta que los socialistas hicieron llegar al equipo de gobierno se incluía un baremo que contemplaba variables como el porcentaje de pérdida de la cifra de negocio o el número de empleados: “está claro que no tiene las mismas necesidades un autónomo que trabaja en su casa que un establecimiento abierto al público; una empresa con tres empleados que ha seguido trabajando frente a otra con diez trabajadores que ha tenido que permanecer cerrada, -afirma Rodrigo Bernal-, por lo que no podemos comprender cómo se ha sacado una convocatoria de ayudas en la que no hay unos criterios claros para saber a qué cantidades se puede optar dependiendo de las características de cada negocio”.