Aprobado hoy en Pleno con los votos de VxT, Ciudadanos y PP y la abstención de Vox

El Grupo Socialista ha votado hoy en contra de la adjudicación del contrato de recogida de basuras, limpieza urbana y punto limpio de Torrelodones a la empresa URBASER. En el Pleno celebrado esta mañana, el contrato ha salido adelante con los votos a favor de VxT, Ciudadanos y PP, y la abstención de VOX.

La adjudicataria, la empresa URBASER es la misma que hasta ahora venía prestando el servicio.

Para los socialistas el nuevo contrato “nace viciado” al no contemplar requerimientos que el Ayuntamiento va a tener que afrontar en los próximos años, como la implantación del quinto contenedor o los nuevos escenarios que deriven de la puesta en marcha de la Estrategia Regional de Residuos de la Comunidad de Madrid.

“Todo el proceso de adjudicación se ha visto salpicado por una serie de decisiones, cuando menos cuestionables, que pueden derivar en una cascada de recursos que puede paralizar durante meses la puesta en marcha del nuevo servicio”.

Necesidades

El PSOE considera que esta adjudicación no responde a las verdaderas necesidades de Torrelodones y deja de lado modelos más novedosos, como el puerta a puerta, “que Vecinos no ha querido implantar ni siquiera como experiencia piloto”.

Más de un año y medio para adjudicar contrato

Después de más de año y medio de idas y venidas, hasta cinco pliegos distintos y varios recursos después, el Ayuntamiento de Torrelodones ha dado luz verde en una sesión plenaria extraordinaria al contrato más importante del municipio: la limpieza, la recogida de basuras y el punto limpio. “Para los socialistas son tres asuntos capitales para definir la calidad de vida de un municipio y que, solo hay que salir a la calle, tienen un amplísimo margen de mejora en nuestro pueblo”, ha señalado el portavoz del PSOE, Rodrigo Bernal. En el pleno se ha adjudicado el servicio de recogida de basuras, limpieza viaria y punto limpio a URBASER, la misma empresa que lo gestiona desde el año 2010: “es el quinto pliego que se tramita desde comienzos de 2018 lo que ha supuesto para Torrelodones que llevemos desde el 1 de agosto del año pasado en prórroga forzosa del contrato del concesionario actual. Para más inseguridad, desde el 1 de agosto de este año, hace mes y medio, ya no es que estemos con una prórroga forzosa, es que se está prestando el servicio absolutamente en precario”.

contrato de basuras de Torrelodones-urbaser

Imagen de un calle céntrica de Torrelodones

Condiciones económicas

Para el PSOE es muy llamativo que la misma empresa que renunció a continuar prestando el servicio hace un año al aducir que estaba en pérdidas se lleve el nuevo contrato en unas condiciones económicas cuando menos sorprendentes. En julio de este año, en previsión de que el 1 de agosto se le acababa la prórroga forzosa, URBASER presentó un escrito en el que indicaba que el servicio actual le costaba 1,61 millones de euros al año, frente a los 1,47 que cobraba hasta ese momento. Un escrito al que el Ayuntamiento de Torrelodones nunca ha dado respuesta oficial.

“Es decir, URBASER pide una cantidad, suponemos que ustedes les dicen que es mucho y que no se lo van a pagar pero no elaboran informe alguno en respuesta, al menos en el expediente no están. ¿Cuánto va a cobrar URBASER desde el 1 de agosto por hacer lo mismo? ¿Por qué han incumplido manifiestamente el mandato del pleno de julio en el que delegaban a la Junta de Gobierno la capacidad de modificar el contrato con el actual concesionario? ¿Cuánto nos va a costar la manifiesta incompetencia de Vecinos?”, se pregunta Rodrigo Bernal, portavoz socialistas.

Contrato fallido

En cuanto al nuevo servicio que, salvo los posibles recursos que se puedan interponer se pondrá en marcha en unas semanas, el PSOE cree que estamos ante un modelo de gestión de los residuos que perpetúa el caduco sistema actual: “entre otras cosas el pliego de condiciones no tiene previsión de situaciones que se van a dar, como las nuevas normativas de la Unión Europea que nos van a obligar a poner el quinto contenedor para la fracción orgánica, ni la actualmente en estudio Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid ni pone en marcha, siquiera como experiencia piloto, modelos más actualizados como puede ser el puerta a puerta”.

Este contrato, que constituye la mayor partida del presupuesto municipal, es una verdadera oportunidad perdida “para empezar a implantar modelos más avanzados de gestión de la limpieza y la recogida de basuras que otros municipios, mucho más previsores que Vecinos, han puesto en marcha anticipándose al profundo cambio que todos los municipios tendremos que afrontar cuando la Unión Europea nos diga que hasta aquí hemos llegado y que tenemos que cambiar radicalmente nuestros sistemas de limpieza urbana”, resalta Rodrigo Bernal.

Contrato “teledirigido”

El Grupo Socialista considera que estamos ante un contrato de basuras “absolutamente teledirigido” para que un mismo adjudicatario se llevase los tres lotes en que los tribunales obligaron a dividir el servicio: la recogida de basuras, la limpieza viaria y el punto limpio. El resultado es que vamos a tener el licitador más cómodo para el funcionamiento del Ayuntamiento, pero no el que va a prestar el mejor servicio para los ciudadanos. “Un ejemplo es el punto limpio, donde el licitador que tiene la mejor valoración técnica para gestionarlo no va a llevarse ese contrato porque la oferta integradora de URBASER es globalmente más barata. Pero resulta que para este caso concreto es la más cara, porque no rebaja ni un euro en el precio por el que ha salido el punto limpio a concurso, y tiene una de las peores puntuaciones técnicas”, afirma el portavoz municipal del PSOE.

64.000 euros de incremento

“A este respecto los socialistas hemos expresado nuestras dudas sobre cómo URBASER va a hacer por 1,675 millones de euros al año muchísimas más cosas de las que viene haciendo por un coste que ellos mismos han estimado en 1,611 millones”. “Es decir, que por 64.000 euros más al año, 5.300 al mes, van a poner en marcha el servicio de recogida de podas, con todos sus contenedores, incrementar la frecuencia de recogida de las basuras ordinarias, hacerse cargo de la recogida del vidrio que ahora hace Ecoembes, incrementar los barridos, aumentar la plantilla y la maquinaria, poner en marcha un plan de baldeos, etc.”

Licitación

Desde el PSOE no tenemos ninguna confianza en que, vista la experiencia de los últimos nueve años, la empresa adjudicataria cumpla sus obligaciones, ya que URBASER se ha adjudicado el nuevo contrato de basuras con un 21,6% de bajada con respecto al precio de licitación, “una bajada que ya sabemos a costa de que va a ser. En definitiva que el galimatías administrativo que Vecinos ha organizado en torno a este contrato, la falta de ambición y previsión que tienen los pliegos de condiciones sobre aspectos que sí o sí vamos a tener que dar respuesta y la poca ambición con que se ha sacado adelante hace que nuestra posición haya sido votar en contra”, concluye Rodrigo Bernal.

PP

Por su parte, desde el Partido Popular en su cuenta de Twitter aseguraban que su apoyo al contrato de basuras está condicionado “a que Vecinos por Torrelodones cumpla su compromiso de contratar una empresa externa de control de efectividad del servicio”.