Unidas por Galapagar

Raquel Almendros, concejal de Unidas por Galapagar

En el pasado Pleno del Ayuntamiento de Galapagar de 3 de julio de 2020 el grupo municipal de Unidas por Galapagar (Podemos – Cambiemos) defendió una moción para que el empadronamiento no sea una barrera para acceder a prestaciones sociales y no se discrimine a ningún vecino durante la crisis.

Las ayudas sociales, que hoy día son urgentes para buena parte de la población en el contexto de crisis económica, quedan supeditadas en Galapagar a estar empadronado en el municipio. En España, en muchos casos, el acceso a determinadas prestaciones o a recibir atención en algunos servicios esenciales requieren que una persona esté empadronada donde vive. El requisito del empadronamiento parecería razonable, si no fuera por los impedimentos que muchas personas sufren para poder registrarse en el padrón, a pesar de llevar residiendo años en Galapagar, y que por tanto quedan al margen de varias ayudas y derechos.

Facilitar el empadronamiento

La moción pedía eliminar estas trabas y facilitar el empadronamiento, de forma que si no se puede acreditar la residencia en el pueblo mediante un contrato de alquiler o un título de propiedad o si se carece de la autorización del arrendador, se pueda hacer, tal y como contempla la ley, mediante otros procedimientos, como documentos de pago de suministros, la inspección de la morada o el informe policial.

La portavoz de Unidas Podemos en el consistorio, Raquel Almendros, lo dejaba claro: “el empadronamiento es un deber, no solamente un derecho”, y para hacerlo efectivo “la ley contempla mecanismos que podrían estarse utilizando” y garantizarían que no se discrimine a ninguna persona en Galapagar. Se pretende así no dejar en la estacada a “muchas personas que alquilan una habitación pero que no tienen contrato, mal hecho, pero es la realidad, y esta es la realidad de padres separados que no pueden pagarse una vivienda, estudiantes, trabajadores en precario y personas sin papeles, y todo tipo de personas que en Galapagar están sufriendo este problema”.

Sin embargo, esta propuesta no convenció a ninguno de los demás grupos, que votaron en contra. “Se consiguió así uno de los más lamentables semi-consensos de la historia de Galapagar, con el voto compartido de VOX, Más Madrid, PSOE, Ciudadanos y PP. Ninguno de estos grupos fue capaz de entender que la Declaración Universal de los Derechos Humanos es eso, universal para todas las personas humanas, y que por tanto, los derechos más esenciales, que en estos momentos requieren para mucha gente ayudas para gastos esenciales, no pueden subordinarse a tener propiedades o arbitrariedades administrativas”, aseguran desde Unidas por Galapagar. “El gobierno local olvidaba, en un acto de terrible ignorancia y desdén, que los padrones son registros de residentes en el municipio, y les guste o no, no solo residen en el pueblo las personas con contrato de alquiler. Si el padrón no refleja fielmente los habitantes es imposible que el Ayuntamiento conozca la población real a la que gobierna, algo absolutamente fundamental cuando se trata de gestionar una pandemia”.

“Tampoco fueron capaces de entender que lo que se pedía era que los vecinos y vecinas pudieran certificar que residen en el pueblo, si no es por un medio por otro, y no que no necesiten certificarlo. Esta falta de comprensión unió al resto de grupos, que pese a los distintos discursos más a la derecha o a la izquierda mostraron un fondo reaccionario en común. Con las trabas al empadronamiento el PSOE de Galapagar hereda la tradición de política social de su antecesor, el PP, y tanto el gobierno local como Más Madrid, vuelven a votar junto a Vox cuando se trata de neutralizar propuestas de Unidas por Galapagar”.

Retrasos

Asimismo, desde Unidas por Galapagar denuncian “los importantes retrasos en la atención al ciudadano, con una demora para ser atendido, tanto en Información y Registro como en el Padrón, de un mes”.

“El sistema de cita previa instaurado por el Ayuntamiento, como medida de protección contra el COVID-19, combinado con el horario de verano, perjudica gravemente la atención a vecinas y vecinas, siendo necesario un refuerzo de la misma para atajar los perjuicios que conlleva que la ciudadanía acceda con retraso al empadronamiento, en especial para temas de atención médica en el Centro de Salud o para realizar otros trámites ante distintos organismos. Se hace más necesaria que nunca una mayor difusión y formación para que parte de la ciudadanía opte por la administración electrónica, debiendo realizarse vídeos y cursos para facilitar el acceso y el manejo del sistema de Pin 24 horas para poder usar la Sede Electrónica del Ayuntamiento”.