Entrevista a Óscar Jiménez Cabañero, presidente de ADISGUA

Todos los que vivimos en algún municipio de la Sierra de Guadarrama hemos oído hablar de Adisgua; incluso hemos visto a chicos y chicas de la Asociación colaborando en iniciativas de algunos ayuntamientos de la zona. La Asociación de Personas con Discapacidad del Guadarrama se creó en 2008 por iniciativa de un grupo de padres que decidieron asociarse para ofrecer apoyo a sus hijos con alguna discapacidad. Desde entonces, se han dado muchos pasos para integrarlas en la sociedad. Ahora, la pandemia y el confinamiento les está pasando factura. De ello hablamos con Óscar Jiménez Cabañero, presidente de Adisgua.

Si a todos nos está afectando esta pandemia, ¿cómo les incide a las personas con discapacidad?

La pandemia está incidiendo de forma negativa en las personas con discapacidad y ha mostrado lo importantes que son para ellos y ellas sus centros. Las familias se han dado cuenta de que sus hijos deben ir a su centro de trabajo a realizar aquello que corresponda de acuerdo a sus actividades y tareas. Ocupar el tiempo y tener organizado el día es muy importante para su bienestar emocional y social. Cuando no pueden ir a sus centros y deben permanecer en sus casas, les cuesta entender el porqué. Esto provoca conductas disruptivas, sufriendo ansiedad por situaciones que no pueden gestionar al ser inusuales. Una vez que consiguen asumir la situación, los cambios como restricciones de movilidad, grupos más reducidos… les generan estrés, pero no solo a las personas con discapacidad también a sus familias. Además, hay que incidir en la necesidad de las terapias, para muchos de ellos son indispensables. No se trata de una diversión: es vital para su desarrollo, para su autonomía; en definitiva, es necesario para poder alcanzar metas. Para el resto de personas estas metas no necesitan esfuerzo, pero para las personas con discapacidad puede hacer que no la consigan e incluso que desaparezcan metas ya conseguidas a lo largo de los años.

Imaginamos que el confinamiento fue especialmente duro para personas con discapacidad intelectual que necesitan rutinas diarias

Fue muy duro porque tuvieron que quedarse en casa sin entenderlo. La mayoría necesitaban salir a pasear como parte de sus terapias y algunas personas creían que estaban saltándose el confinamiento y los insultaban o llamaban en muchos casos a la policía. Al final, hasta que se normalizó la situación muchos de ellos dejaron de salir a la calle por miedo. Por ello el confinamiento ha sido la parte más dura de la pandemia para las personas con discapacidad, romper con todo aquello que ha costado tanto conseguir y cambiar de un día para otro. Empezar a ver a los demás llevar mascarilla, lograr que entiendan que las mascarillas salvan vidas, etc. Así mismo, al no recibir terapias muchos de ellos sufrieron una regresión que les llevó a partir de cero. Al final la resiliencia de las familias y su ingenio ayudaron a paliar el confinamiento, incluso ha ayudado a las familias a saber el papel de socialización que se da en las residencias, centros de día, etc.

El sindicado FSIE ha solicitado la vacunación urgente para trabajadores que atienden a personas con discapacidad, ¿es también partidario de ello?

Por supuesto. Si los trabajadores que cuidan de las personas con discapacidad están vacunados, podrán seguir atendiéndolos y estarán más protegidos. El problema está en que también hay que vacunar a las personas con discapacidad. En muchos casos no pueden ni tener las mascarillas puestas y esto los hace de riesgo a ellos, a los cuidadores y a las familias.

¿Qué han dejado desde ADISGUA este año en el camino a causa de la pandemia?

Pues lo más grave es que algunos usuarios no han venido a su formación o actividades por ser personas de riesgo y van a cumplir un año sin atención especializada.

Al paralizar parcial o totalmente la actividad de este tipo de asociaciones, entre ellas ADISGUA, también se paraliza la inclusión real y efectiva de las personas con discapacidad en la sociedad.

También ha supuesto una fuerte bajada de los ingresos y por tanto de la capacidad de crecimiento y avance de la asociación. Hay usuarios en espera para poder recibir unos servicios que son necesarios para su desarrollo. Tanto desde el ámbito privado como de los organismos públicos, muchos fondos son destinados a ayudas relacionadas con el COVID-19.

ADISGUA nació en 2008, ¿cómo ha cambiado desde la perspectiva que tiene la sociedad de las personas con discapacidad?

Ha cambiado, pero queda mucho por hacer. Se da más presencia en los medios de comunicación y en la propia sociedad porque tienen más visibilidad. Incluso haciendo programas promocionando sus capacidades. No obstante, a la hora de la verdad, son muchas las dificultades que se encuentran, puesto que la sociedad no está preparada para acoger al diferente, sea del tipo que sea.

Se van dando pasos hacia la integración, pero debemos caminar hacia la plena inclusión. Una inclusión que no viene dada por mandar a los colegios ordinarios a las personas con discapacidad, sino que debemos garantizar todos los apoyos y ayudas necesarias para que se puedan desarrollar y acceder de manera natural a los mismos sitios que cualquier persona. Si se desarrollan leyes para incluir, deben ir acompañadas de una financiación que las haga posibles, si no caemos en la demagogia de los políticos. La mayoría de asociaciones de personas con discapacidad se crean para luchar por conseguir servicios que no proporcionan las administraciones públicas.

ADISGUA¿Cuáles son las principales acciones que llevan a cabo desde la Asociación?

ADISGUA realiza sus actividades bajo el concepto de servicios y atiende a las personas con discapacidad y a sus familias de una forma personalizada, con la atención puesta en la promoción de la autonomía personal, la formación y el empleo, el ocio, la conciliación familiar y la utilización de los recursos comunitarios. En la actualidad son varios los servicios homologados por la Comunidad de Madrid que se prestan desde la Asociación:   Servicio de promoción de la autonomía personal, servicio de información, orientación y asesoramiento, servicio de acompañamiento, respiro y conciliación familiar y el servicio de Inserción Sociolaboral.

Así mismo, se realizan campañas de sensibilización de la sociedad con respecto a las personas con discapacidad mostrando sus fortalezas y tratando de hacer entender que cada uno de nosotros podemos tener el día de mañana una discapacidad, e incluso debemos concienciarnos y entender que no estamos capacitados para todo, por eso encontramos capacidades diferentes.

ADISGUA

“La inserción laboral forma parte de nuestro ADN porque es uno de los pilares de la inclusión”

¿Qué acciones realizan para la inserción laboral?

La inserción laboral forma parte de nuestro ADN, puesto que es uno de los pilares de la inclusión. Muchas veces, por desconocimiento, miedo o desinformación, las empresas no contratan a personas con discapacidad intelectual. Por eso en ADISGUA tenemos un departamento de orientación laboral, en el que damos cobertura a todas las áreas del mismo, desde la formación de nuestros participantes, hasta la inserción en el puesto de trabajo. Para ello contamos con un equipo de profesionales multidisciplinares capaces de abordar esta misión. Este equipo se encarga también de llevar a cabo labores de prospección y sensibilización, donde la empresa es capaz de ver todas las ventajas que esto supone. También transmitimos seguridad, puesto que nuestros preparadores laborales acompañan al trabajador, tanto en sus primeros días de trabajo, como a lo largo de su vida laboral, solucionando y adaptando cualquier incidencia que pueda surgir.

Con estos apoyos conseguimos que la productividad sea la misma que el resto de los trabajadores. Además se consigue una mejor autoestima y socialización, porque acceden a entornos que se les ha vetado durante mucho tiempo. Incluir es contar con ellos como uno más.

Aunque están situados en Guadarrama, prestan servicio a toda la zona noroeste, ¿con qué medios cuentan para ello?

En estos momentos prestamos servicio a toda la Sierra del Guadarrama. Trabajamos directamente con ayuntamientos de la zona como Guadarrama, Collado Villalba, Galapagar, Los Molinos, Alpedrete y Collado Mediano. Pero tenemos población de todos los municipios. Hay ayuntamientos que no entienden que sus ciudadanos necesitan una atención distinta al resto y precisan más apoyos; estos ayuntamientos se esconden detrás de mancomunidades que realizan una labor necesaria, pero que también necesitan medios económicos para atender todas las necesidades sociales, olvidándose de asociaciones que trabajan por las personas con discapacidad.

En estos momentos contamos con la sede de Guadarrama, que es un espacio cedido por el Ayuntamiento y otro local, recientemente cedido por el Ayuntamiento de Collado Villalba.

En cuando a trabajadores contamos con once trabajadores, dos de ellos con discapacidad. Es un equipo compuesto por psicólogos, trabajadores sociales, maestros, monitores de ocio y personal de limpieza. Así mismo contamos con voluntarios que son una parte fundamental de nuestra asociación.

Es presidente desde hace poco tiempo, ¿qué proyectos tiene para ADISGUA?

El principal proyecto es conseguir crecer en la consecución de la independencia de los usuarios a través de los servicios necesarios para conseguir una atención integral de la persona, contando con los apoyos precisos. Para ello precisamos espacios. En estos momentos estamos ampliando la sede de Guadarrama y en breve abriremos la sede en Collado Villalba, que nos permitirá atender a más personas con discapacidad.

Por otro lado, ADISGUA es una gran familia y esto hace que los usuarios que participan en actividades de formación y respiro aspiren a prosperar en su vida personal que les permita independizarse con apoyos, ya sea en pisos supervisados, pisos tutelados o residencia. Yo creo que este es el gran paso que debemos dar y para eso trabajaremos en estos próximos años.

ADISGUA

Obras en el edificio de ADISGUA en Guadarrama

¿Cómo se puede ayudar?

Se puede ayudar como lo han hecho los ayuntamiento mencionados, aportando espacios para poder realizar más actividades de atención a personas con discapacidad y a través de convenios que ofrezcan oportunidades a aquellos vecinos que necesitan más apoyos que el resto.

Así mismo desde aquí invito a cualquier empresa que quiera apostar por las personas con discapacidad a ponerse en contacto con nosotros para poder realizar una donación e incluso para poder realizar un proyecto conjunto participando activamente como parte de la familia de ADISGUA y con eso realizando una inversión en la mejora de la sociedad y del entorno.

Por ejemplo, hay empresas privadas como Caixabank, R5 Petroleum, Pryades, ING Direct, Celux o Pastelerías Cala Millor Madrid, que aportan donaciones económicas o material para proyectos de la asociación. Estas empresas están comprometidas con la inclusión y cada una de ellas aporta desde su visión distintos apoyos para mejorar la calidad de las personas con discapacidad.

También se puede ayudar siendo voluntario de la asociación, así podrán conocer a más personas que tienen mucho que aportar y hacer nuevos amigos; descubrirán su potencial interior, experimentarán una manera de ser feliz, hacer lo que les gusta y mejorarán su autoestima ayudando a los demás con su talento y su tiempo, fortaleciendo sus conocimientos y experiencias.

En ADISGUA también contamos con varios socios colaboradores, que participan mensualmente con una aportación económica sin recibir ninguna contraprestación. Desde la asociación estamos muy agradecidos por todas las ayudas que recibimos, sean del tipo que sean, grandes o pequeñas, cada uno en la medidas de sus posibilidades.