Mariola Vargas es de nuevo la candidata del PP a la Alcaldía de Collado Villalba. La sede del Partido es el lugar elegido para realizar esta entrevista.

Con la alcaldesa y candidata hablamos de esta legislatura que ahora acaba “difícil, intensa y dura”; del gran caballo de batalla, la deuda del Ayuntamiento, y de sus planes y proyectos para Collado Villalba, si ella y su partido renuevan la confianza suficiente para gobernar.

De nuevo candidata a la Alcaldía por el Partido Popular

Sí, pero con diferencias. Con respecto a la primera vez, ahora me acompañan casi cinco años de experiencia. Una capacidad que adquieres teniendo siempre el Ayuntamiento en la cabeza. Gestionar es mucho más fácil porque tienes un mayor conocimiento de los medios de los que dispones y a dónde puedes llegar y con qué cuentas para conseguir los objetivos.

En pocas palabras, califique la legislatura que ahora se termina

Difícil, intensa y dura. Y todos los sinónimos de estos adjetivos. Ha sido la legislatura de poner el barco a funcionar, ver que esto flota y sacarlo adelante. Ahora nos falta coger velocidad crucero y llegar. Ya sabemos dónde queremos ir, qué tenemos que hacer y ahora nos falta llegar.

¿Qué tiene de malo esta legislatura? Lo que hemos pasado ha sido duro e intenso y lo hemos conseguido.

¿La parte buena? Que lo hemos conseguido y ahora nos queda seguir, seguir y seguir.

Entrevista a Mariola Varga 2¿Por qué ha sido tan difícil?

Se han juntado muchísimas cosas. En la anterior legislatura partíamos de una quiebra económica total, pero teníamos mayoría absoluta y contábamos con los votos. Entonces, lo que podíamos hacer era tomar medidas para no quebrar.

En esta legislatura podríamos haber tomado alguna medida más, de forma más rápida, pero no teníamos la mayoría absoluta necesaria.

No hemos podido aprobar presupuestos más que un año, por ejemplo.

Es verdad que a la hora de invertir remanente, que hemos tenido por primera vez en 2018, hemos contado con el apoyo de un grupo político y hemos podido sacarlo adelante. Si no hubiésemos tenido ese voto, no lo habríamos conseguido.

Un regusto amargo el final de legislatura con problemas con la ex concejal de Hacienda

Sí, es una persona con la que, en un determinado momento, decidimos no seguir adelante y ha habido problemas al apartarla de sus competencias.

Hoy venía escuchando en la radio que hay otros casos parecidos, de personas que al verse apartadas de la lista, toman la misma decisión que ha tomado esta señora.

La oposición dice que Collado Villalba está sucio, ¿cómo lo ve el equipo de gobierno?

A mí me gustaría que estuviese mejor y que me siga gustando así. Si me conformase con cómo está la ciudad no me votaría a mí misma. Yo no votaría a un candidato que dijese que todo está bien.

Pero hay muchas opiniones. Personas que vienen de Madrid y no lo ven así; dicen que no entienden nada, que creen que es un mantra que reiteradamente utiliza la oposición contra los equipos de gobierno, y es verdad.

Se ha mejorado todo lo que hemos sido capaces y a partir de ahí seguiremos mejorando.

Han reducido considerablemente la deuda esta legislatura, ¿si gobiernan en la próxima legislatura habrá margen de maniobra para nuevas inversiones?

Sí, de hecho ya lo ha habido. En este último año hemos invertido 9 millones de euros de remanente de tesorería y ya cumplimos con todos los requisitos para seguir haciéndolo en años venideros.

Lo haremos según vayamos bajando el nivel de endeudamiento. Empezamos con un 300% y vamos ya por menos de un 90; está francamente bien. De 120 millones, que son tres presupuestos anuales en contra, a 45, que es el 90% del endeudamiento. Pues según vayamos bajando este parámetro en algún momento nos dejarán invertir superávit. Lo que ocurre es que nuestra idea no es invertir superávit, nosotros lo utilizaríamos en bajar impuestos.

La ampliación del pabellón Quique Blas, la remodelación de la Plaza de los Belgas, ¿en qué fase están?

Cada uno en una diferente. La remodelación de la Plaza de los Belgas está licitada y adjudicada. La obra no ha comenzado por la cláusula que pusimos en el contrato: tenía que empezar el día que acabasen las fiestas de Santiago, porque es en esas fechas cuando la Plaza tiene su mayor ocupación. Por lo tanto, las obras empezarán el 31 de julio de 2019. Esto es porque el periodo de ejecución que nos dieron en las obras era de 6 a 8 meses, pero como no me fío porque siempre puede haber imprevistos, corríamos el riesgo de que llegasen las fiestas y la Plaza no estuviese acabada.

Para el Quique Blas nos falta el papel definitivo de la Comunidad de Madrid diciéndonos que podemos sacarlo a licitación. De hecho, ya están acabando los pliegos los servicios técnicos municipales y se sacará a licitar.

Va un poco más lento porque había dos alternativas: o hacerlo más rápido, pero se anulaba el uso del pabellón, o hacerlo más lento, pero dejar el pabellón como está. Y hemos optado por esto último porque lo tenemos lleno de niños permanentemente.

Hablando de deportes, hay un auge de competiciones deportivas cada fin de semana. ¿Esto qué aporta a la ciudad?

Tantas y tantas cosas. En lo económico: hoteles llenos, restaurantes llenos, el pueblo con gente comprando en los establecimientos de proximidad.

En cuanto al valor que no se puede tasar en euros, es indescriptible. Por ejemplo, acabamos de tener un Campeonato nacional de atletas paralímpicos. Estas personas tienen un valor añadido, no solo los valores que entraña el deporte en sí: la competitividad, el esfuerzo, el liderazgo, el trabajo en equipo…sino el plus de estas personas que tienen alguna discapacidad.

El PSOE planteaba una reforma de la Plaza de la estación, ¿qué piensan de ello?

Ellos no tienen un proyecto claro. Y yo no lo veo. Ese proyecto quedaría muy bien peatonalizando la calle Real, algo que no podemos hacer por el famoso túnel.

En su día habría que haber hecho el túnel desde El Zoco hasta la Estación y habría quedado muy bien.

¿Cuáles van a ser los principales hitos del programa electoral?

Vamos a seguir en la línea de crear empleo y seguir apostando por la política social. Luego dicen que esto de política social es muy de progres y de izquierdas, pero es nuestro clarísimamente. Crear empleo, pero de calidad. Por algo somos uno de los municipios con mayor tasa de creación de empleo de calidad.

También seguir bajando impuestos, que el dinero de los vecinos esté en su bolsillo, que es donde mejor está y que cada uno decida con libertad dónde gastarse el dinero.

Como medida estrella tenemos un proyecto, que es sacar a concesión una nueva estación de autobuses con todas las prestaciones, que estaría ubicada en la parcela enfrente del Centro Comercial Los Valles.

Y digo sacarlo a concesión para que no le cueste dinero a los vecinos. Vamos a realizar un estudio económico-financiero y que la construya la empresa que gane y que nos dé más dinero por tenerla.

¿Para qué tipo de autobuses?

Sería un lugar donde alojar a todos los autobuses que van a la zona norte. Ahora todas las líneas de larga distancia y que van por la A6 están haciendo el intercambio o el descanso en la gasolinera del kilómetro 42.

Aquí será para ubicar a cercanías, media y larga distancia.

¿Algún otro proyecto?

Lo que vayamos necesitando. No creo que sea una legislatura de grandes proyectos. Aún tenemos en memoria las obras faraónicas y acaban enterradas en un túnel que nos cuestan 2 millones de euros al año.

Lo que se trata es de hacer la ciudad más funcional, más útil. El Plan asfalto comienza a racionalizarse en el tiempo.

Todos los años va a haber un Plan asfalto, queremos reformar absolutamente todas las aceras y eso nos va a llevar diez años, por lo menos, porque hay mucho que reformar.

Seguro que hay que dar una vuelta a la movilidad o que tengamos otras necesidades.

En fin, muchas cosas que vayan surgiendo. Ahora estamos elaborando nuestro programa y recogiendo las propuestas de los vecinos.

Todos van en la misma línea. Ya nadie nos pide obras grandes.

Se nos queda aparcado nuestro teatro de gran auditorio, pero es un proyecto de unos 10 millones de euros, que hoy por hoy no tenemos. Salvo que podamos acceder a alguna subvención del Ministerio, a las que, por cierto, ya podemos optar gracias a la bajada del endeudamiento.