Los buses sin conductor se han estrenado hoy en el campus de Cantoblanco

La Comunidad de Madrid ha estrenado el servicio de bus sin conductor para el transporte universitario en el campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid. Desde esta semana, el autobús autónomo recorre un itinerario circular de 3,7 kilómetros de longitud, con siete paradas en las principales instalaciones del campus.

Los buses sin conductor son eléctricos

El proyecto piloto del vehículo autónomo es fruto de un convenio firmado, el pasado mes de enero, entre el Consorcio Regional de Transportes de Madrid, la Universidad Autónoma de Madrid, la Dirección General de Tráfico y el operador de movilidad ALSA. Se trata del primer bus autónomo, cien por cien eléctrico, que va a realizar transporte en un entorno universitario, en tráfico abierto y dentro del sistema de transporte público de la Comunidad de Madrid.

La puesta en servicio de este vehículo estaba prevista para el mes de marzo de este año, tras realizar las pruebas de circulación en el campus. Sin embargo, fue necesario aplazarla debido a la suspensión de la actividad académica en la universidad y la entrada en vigor de las restricciones de movilidad por la evolución del coronavirus.

Recorrido

El autobús presta servicio desde esta semana entre las 7:15 y las 15:15 horas, con cabecera en la estación de Cercanías. El itinerario incluye parada en las facultades de Derecho y Psicología, el Rectorado, así como en la Politécnica y las residencias, entre otros puntos del campus. Todas las paradas son accesibles según los criterios de accesibilidad del Consorcio Regional de Transportes.

El bus cuenta con una capacidad de 12 personas, seis de ellas sentadas. No obstante, en cumplimiento de las medidas de prevención y seguridad frente al COVID-19, se ha reducido el aforo a 7 personas e instalado un dispensador de gel hidroalcohólico. Por seguridad, el vehículo circula siempre con un técnico que puede manejar el autobús de forma manual ante posibles incidencias y que controlará el aforo y el uso obligatorio de mascarilla.

Para facilitar la circulación del bus se ha señalizado el carril por el que discurre con una cuerda o línea continua en el eje del carril. Además, se han instalado señales de tráfico indicando que se trata de una vía preferente para el bus autónomo. Toda esta fase ha sido validada por la Dirección General de Tráfico.