Santiago San Martín era el único concejal que el grupo municipal de Ciudadanos tenía en el Ayuntamiento de Torrelodones. En el pleno de ayer anunció su decisión de renunciar a seguir en el partido naranja e integrarse como “concejal no adscrito” hasta que concluya la actual legislatura.

En las elecciones de 2015 la formación naranja logró 610 votos, lo que le otorgó un solo concejal. Para Santiago San Martín “mi responsabilidad era hacer todo lo que estuviera en mi mano por cumplir lo que de Ciudadanos se esperaba, que no era otra cosa que, trabajar con criterio y hacer lo máximo por mejorar la vida de todos mis vecinos”. “Este encargo me ha llevado a defender ante cualquier organismo, sea local o autonómico, que se tomaran las mejores decisiones siempre en beneficio de Torrelodones, por eso nunca tuve dudas hacia qué lado de la balanza era el correcto decantarme con mi voto. Solo tenía que recordar por quién, por qué y para qué estaba sentado en este pleno”, dijo ayer durante la sesión del Pleno.

Las necesidades de Torrelodones

En su intervención, Santiago San Martín denunció que “no puedo seguir representando a un partido que toma decisiones sin tener en cuenta las necesidades de nuestro municipio; un ejemplo destacado es que Torrelodones no está presente en ninguna de las inversiones aprobadas en los presupuestos de 2019 de la Comunidad de Madrid, siendo Ciudadanos llave en su aprobación”.

“La decepción” de Santiago San Martín

El ya ex concejal de Ciudadanos ahondó en su decepción hacia el partido “por su más que notable alejamiento de los principios e ideas iniciales de centro político y regenerador, seña de identidad y motivo determinante por el que me sume al proyecto allá por 2014”.

“Es por estas razones entre otras, que he tomado la decisión de dejar de representar a Ciudadanos, ya que entiendo que sus objetivos no coinciden con lo que yo siento debieran de ser, comunicando a este pleno mi decisión de abandonar el grupo municipal de Ciudadanos”.