aparecen facturas por valor de 60.000 euros

Rodrigo Bernal muestra el listado de facturas pendientes

“Lejos de su imagen de buenos gestores, el equipo de gobierno saliente ha dejado a sus sucesores un Ayuntamiento en el que la gestión económica ha sido un auténtico despropósito”, aseguran desde el PSOE de Torrelodones.

Los socialistas recuerdan que durante los ocho años anteriores desde que gobierna Vecinos por Torrelodones, prácticamente no había ningún pleno sin modificaciones presupuestarias. De hecho, en lo que va de año llevan 16. También “en demasiadas ocasiones” se llevaron para aprobar reconocimientos extrajudiciales de facturas.

“Roza el esperpento”

“Lo vivido en el primer pleno ordinario del nuevo mandato roza el esperpento”. El portavoz socialista, Rodrigo Bernal asegura que: “nos han traído dos facturas para su aprobación, una por más de 5.000 euros y otra por más 56.000 euros. En total casi 60.000 euros de gastos que no estaban correctamente fiscalizados y a los que la intervención puso el correspondiente reparo”.

En el primer caso se trata de la decimotercera factura que los concesionarios del servicio de protección animal presentan por las campañas de esterilizaciones de colonias felinas. “El problema en este caso es que la Intervención señala que al reiterarse las facturas casi mensualmente se está procediendo al fraccionamiento indebido de un servicio que debería sacarse a concurso”, señala Rodrigo Bernal.

En el segundo caso se trata de una factura por 350 intervenciones de la empresa concesionaria del mantenimiento del alumbrado público que se remonta a comienzos de 2016. “No nos parece de recibo que aparezcan ahora facturas por trabajos realizados en algunos casos hace casi tres años, lo que imposibilita saber si esas tareas facturadas ahora se ajustan a la realidad”.

Los socialistas siempre han rechazado el modelo de contratación que ha implantado Vecinos por Torrelodones en el Ayuntamiento en sus dos mandatos. “En estos ocho últimos años los concursos municipales han salido absolutamente infradotados económicamente, lo que ha causado que muchos se quedaran desiertos, que otros fuesen tumbados por los tribunales porque ni siquiera permitían pagar el salario de convenio a los trabajadores y, en muchos otros, especialmente los de obras, se acumulan retrasos e incumplimientos porque a las empresas no les salen las cuentas”, concluye Rodrigo Bernal.