La plantación de alcornoques y fresnos en Los Builes ha contado con el alcalde y el director general del IMIDRA

Dieciséis familias han participado hoy en la plantación de los cuatro bosquetes de alcornoques que se han ubicado en Los Builes, en Guadarrama.

La actividad ha estado organizada por la Concejalía de Juventud y la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Guadarrama. Además, ha contado con la participación del alcalde de la localidad, Diosdado Soto, y del director general del IMIDRA, Sergio López.

El objetivo de la jornada ha sido la recuperación de la zona; además de hacer partícipes a los niños de Guadarrama del respeto por el medio ambiente.

plantación alcornoques y fresnos Los Builes

La plantación

En grupos de cuatro, la jornada ha comenzado con las primeras plantaciones a las 10:00 horas. Los participantes han ido realizando sus plantaciones en las zonas señaladas, en las que se han plantado dos ejemplares juntos, con el objetivo de mejorar las posibilidades de supervivencia. En total, en cada área general marcada para la plantación se han ubicado unos 25 alcornoques. A este respecto, Carlos Montero, técnico ambientalista y vecino de Guadarrama, ha indicado que “se trata de garantizar la supervivencia del mayor número de estos pequeños ejemplares surgidos desde los semilleros del IMIDRA”.

Las diferentes plantaciones se han ido sucediendo cada hora, según la organización del Servicio de Juventud de Guadarrama, Sejuve. Con ello, se evitaban aglomeraciones y se hacía posible que los participantes pudieran mantener, en todo momento, las medidas sanitarias necesarias ante la pandemia.

Acompañados por sus familiares, los niños han aprendido a plantar los árboles y además a conocer las características de la especie, los sistemas de riego que garantizarán su supervivencia y las ventajas que supone la reforestación para mantener de forma adecuada el entorno natural.

Al final, han recibido un diploma por su colaboración, como recompensa por su implicación en el cuidado del medio ambiente.

Como forma de seguir estimulando el interés de los más pequeños, Carlos Montero, técnico ambientalista, ha obsequiado a los participantes con una bolsita de semillas de fresno de la Dehesa de Debajo de Guadarrama, para que puedan plantarlas en los semilleros y con el paso de un año se puedan devolver, ya como árbol, a ese mismo espacio natural.

Este vecino de la localidad está especialmente implicado con la conservación del medio ambiente, realiza numerosos talleres con el IES Guadarrama y ha sido el responsable del cuidado y mantenimiento de los ejemplares hasta su plantación. Por este motivo, al igual que con los más pequeños, el Ayuntamiento de Guadarrama ha reconocido con un diploma la implicación de Carlos Montero en las acciones e iniciativas medioambientales que ha puesto en marcha en Guadarrama.

Los árboles plantados en Los Builes, entre los que se han incluido algunos fresnos y un acebo, procedían de los semilleros que el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario, IMIDRA, tiene en su vivero de San Lorenzo de El Escorial.

La jornada ha sido supervisada, en todo momento, por los técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Guadarrama y los responsables de la empresa Valoriza Servicios Medioambientales, que se han encargado del asesoramiento, la ayuda y de los sistemas para el cuidado futuro de los ejemplares.

El alcornoque es un árbol de aspecto parecido a la encina, de la que se diferencia porque su corteza es más gruesa, esponjosa y ligera. Es de hoja persistente y tamaño medio, suelen alcanzar alrededor de unos 20 metros. Junto con los robles, encimas y castaños, el alcornoque integra a la familia de las fagáceas. Su denominación científica es Quercus Suber y generalmente son conocidos por la producción de corcho, puesto que su corteza, es usada en la industria para la fabricación de materiales aislantes, gracias a que los alcornoques son capaces de regenerarla. Su hábitat suelen ser laderas y colinas de poca elevación.

Las familias han identificado con carteles con su nombre los árboles plantados, a la espera de que, en el futuro, sirvan de ejemplo para seguir cuidando el entorno natural.