La consejera de Medio Ambiente visita el humedal Las Canteras de Alpedrete

La consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín, visitó este domingo el humedal las Canteras de Alpedrete; uno de los ecosistemas elegidos de entre las más de 570 masas de agua que se han identificado en la región; según en los estudios iniciados hace dos años dentro del Plan de Acción de Humedales.

Así, el Gobierno regional ha seleccionado, además, los humedales denominados Lagunilla de la Dehesa Boyal, en el término municipal de La Cabrera; la Charca de la Alberca, en Cenicientos; las Charcas de las Carboneras, localizadas en Colmenar Viejo; el Humedal de La Chanta, en Corpa; la Lagunilla del Lomo, de Manzanares El Real; la Laguna del Gato, en Moralzaral; la Reserva Ornitológica Los Albardales, en San Martín de la Vega; las turberas y tremedales del Prado de Navasaces, en Canencia; y las Lagunas de Las Huelgas, en Algete.

Martín explicó que la voluntad del Gobierno regional es que estos diez nuevos espacios se incorporen al Catálogo Regional de Humedales (ya cuenta con otros 23 ya registrados) en el plazo más breve posible; por lo que ya se ha comunicado la propuesta a los respectivos ayuntamientos y a los propietarios privados titulares de los suelos donde se localizan. La consejera ha señalado que “espera una buena acogida” en el preceptivo proceso de información pública abierto.

Inversión en el humedal de las Canteras de Alpedrete

 Durante su visita al humedal de las Canteras de Alpedrete, la consejera explicó que “los humedales son ecosistemas de elevada riqueza que actúan como refugio de la biodiversidad; tanto de la fauna como de la flora. Por eso hemos diseñado un ambicioso plan de actuación, a diez años vista, para garantizar su conservación; en el que invertiremos 11 millones de euros.

En el caso de las Canteras de Alpedrete se van a destinar durante los próximos cuatro años 500.000 euros procedentes de los fondos europeos. Con esta inversión, indicó Martín, se acometerán trabajos de restauración con el fin de mejorar su uso y acceso público. Además, se recuperarán las antiguas escombreras mineras, se suavizarán y rellenarán las canteras abandonadas, y se perfeccionarán aquellas naturalizadas por la lámina de agua en la que existe gran variedad de reptiles y anfibios.

La consejera regional destacó que en los dos años que lleva desarrollándose el Plan, ya se han invertido más de dos millones de euros en actuaciones de mejora en la Laguna de San Juan de Chinchón o en las Lagunas de El Sotillo y Picón de los Conejos en, Velilla de San Antonio. Señaló, asimismo, que “estamos trabajando también en otros siete humedales catalogados en municipios como Arganda del Rey, Getafe, El Escorial o Aranjuez”.

humedal-las-canteras-alpedrete

Diez humedales candidatos

Los humedales que la Comunidad de Madrid quiere incorporar ahora al catálogo regional se caracterizan por su condición de refugios de flora y fauna de la región. Por ejemplo, el humedal de las Canteras de Alpedrete se encuentran dentro de un Monte de Utilidad Pública; albergan poblaciones de anfibios amenazadas, así como colonias de aves ligadas a los cortados rocosos que bordean la laguna.

En la Lagunilla de la Dehesa Boyal (La Cabrera) hay una lámina de agua de carácter estacional que, sin embargo, mantiene la humedad de forma constante; La Charca de la Alberca (Cenicientos) ha sido recuperada por Canal de Isabel II tras el desmantelamiento de la antigua presa situada en el arroyo de la Huerta de las Ánimas; las Charcas de las Carboneras (Colmenar Viejo) son un punto estratégico para el refugio, alimentación e, incluso, reproducción de algunas especies de fauna acuática; el Humedal de La Chanta (Corpa) ocupa una antigua gravera destinada a la extracción de áridos y de caliza; y la Lagunilla del Lomo (Manzanares El Real) es la mayor laguna natural por debajo del límite forestal en la Sierra de Guadarrama en la vertiente madrileña, lugar singular del Parque Nacional.

Completan la selección de humedales candidatos la Laguna del Gato (Moralzaral), balsa de carácter estacional restaurada por la Comunidad de Madrid tras la extracción de granito; la Reserva Ornitológica Los Albardales (San Martín de la Vega), espacio con alto potencial ecológico fundamental para la existencia de numerosas especies de aves; las turberas y tremedales del Prado de Navasaces (Canencia), son espacios singulares que aparecen en zonas montañosas de cierta altitud; llevan asociados un elenco de especies botánicas propias; y, por último, las Lagunas de Las Huelgas (Algete), integradas en el soto del Jarama, contribuyen al mantenimiento de la conectividad a lo largo del cauce fluvial donde destaca la presencia de fauna amenazada como la garza imperial o la nutria.