El Centro de Transfusión de Madrid anima a los madrileños para que acudan a donar sangre y poder alcanzar las 5.000 donaciones durante esta semana, ante la preocupante disminución de las reservas.

Así lo ha manifestado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en su visita al Centro de Transfusión de Madrid, al que ha acudido para colaborar con su donación, y así animar a los ciudadanos a que participen de este gesto altruista con el que podemos colaborar, por cada donación, a salvar tres vidas.

Descenso de las reservas

Las reservas han descendido 3.500 bolsas desde el pasado 23 de junio, coincidiendo con la llegada del verano y los viajes y desplazamientos de la población, hecho que incide en la disminución de las donaciones. Desde hace un mes, la entrada media de donaciones se ha situado en 650 al día mientras el Centro de Transfusión está distribuyendo a los hospitales una media de 850 bolsas diarias. Esto supone un balance negativo de 200 bolsas diarias en las reservas.

En este momento, están en alerta roja los grupos de sangre rh negativos y en alerta amarilla los rh positivos. El grupo AB es el único que tiene unas reservas óptimas.

Este llamamiento del Centro de Transfusión, con el reto de alcanzar las 5.000 donaciones antes del inicio de agosto, se hace teniendo en cuenta que es el mes veraniego en el que las donaciones disminuyen aún más, con el objetivo de remontar las donaciones y evitar que en diez días las reservas de todos los grupos sanguíneo se encuentre en nivel rojo (alerta).

30.000 bolsas de sangre

Entre agosto y hasta el 15 de septiembre se van a necesitar unas 30.000 bolsas de sangre para unos 7.500 pacientes atendidos en los hospitales de la región.

Estos pacientes mayoritariamente son oncológicos y hematológicos o que necesitan intervenciones urgentes. Pero además, hay cirugías pendientes, desplazadas en su momento para hacer frente a la pandemia del COVID-19 que los hospitales ya han retomado y para las que también se necesita sangre.

En un parto complicado se pueden necesitar de 6 a 10 unidades de sangre; un trasplante de médula más de 200, uno hepático a partir de 50 y muchas cirugías comunes como las prótesis de cadera necesitan varias unidades de sangre, sin las que todas estas intervenciones no se podrían realizar.