Las recetas inmobiliarias de Cecilia Fuentealba- Comprarcasa Noroeste- Hoyo de Manzanares

El Consejo de Ministros ha aprobado el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario con los objetivos principales de, por un lado, reducir los gastos asociados a modificaciones en los contratos hipotecarios, y por otro lado, reforzar la transparencia. La norma se enviará ahora al Congreso para iniciar la tramitación parlamentaria y aprobarse como nueva Ley Hipotecaria, según ha informado en una nota de prensa el Ministerio de Economía.

Aunque la normativa no entrará en vigor hasta el primer semestre de 2018, en Comprarcasa Noroeste te contamos cómo afectará a las hipotecas.

 Cecilia, ¿cuáles son los principales cambios de la nueva Ley Hipotecaria?

El principal cambio es la rebaja en las operaciones de amortización anticipada y la conversión de hipotecas con un interés variable a fijo. En el caso de amortizaciones anticipadas, se abarata en los tres primeros años y se anula a partir del quinto. Respecto al cambio a un tipo de interés fijo en los préstamos inmobiliarios, la comisión máxima será del 0,25% sobre el capital pendiente durante los tres primeros años y del 0% si se produce con posterioridad.

 Cecilia, ¿cómo afecta a los notarios la nueva Ley Hipotecaria?

Siete días antes de la firma el notario tendrá que asesorar sobre el contenido del contrato y además tendrá que verificar mediante acta que el consumidor ha recibido y comprendido todas las consecuencias jurídicas y económicas del acuerdo.

Cecilia, ¿qué otros aspectos cambiarán en la nueva ley hipotecaria?

En el proyecto se prohíben las denominadas ventas vinculadas, es decir, aquellas que obligan al consumidor a aceptar una serie de productos financieros como condición para obtener la hipoteca. Sí estarán permitidas las ventas combinadas, por lo que la entidad financiera podrá plantear al cliente ofertas alternativas con productos asociados, pero deberá informar de los distintos presupuestos con transparencia.

Otra novedad importante de la nueva Ley Hipotecaria es que existe la posibilidad de que el consumidor pueda solicitar, en cualquier momento de la vida del préstamo, la conversión del crédito a la moneda extranjera que prefiera.

En la fase precontractual, el prestamista deberá entregar al cliente, con una antelación mínima de siete días antes de la firma, la documentación de la oferta vinculante. Además, tendrá que informar detalladamente sobre la existencia de cláusulas sensibles o escenarios de evolución de cuotas, en función de las previsiones de los tipos de interés.