El Gobierno regional ha concluido los trabajos de excavación y conservación de la Calzada Romana de Galapagar, una senda que forma parte del Plan de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid. El tramo consta de 200 metros pertenecientes a la llamada ‘vía 24’ o Itinerario de Antonino, que en el siglo III dC unía Emérita Augusta (Mérida) con César Augusta (Zaragoza).

La directora general de Patrimonio Cultural, Paloma Sobrini, ha asistido hoy, junto al alcalde de la localidad, Daniel Pérez, y los concejales de Turismo y Medio Ambiente, Borja Luján, y Ángel Camacho, a la presentación de los trabajos realizados en este yacimiento.

La Asociación Cultural de Recreación Histórica Antiqva Clio ha sido la encargada de dar vida a los romanos que recorrían la senda en la época. Un acto que han presenciado los escolares de 2º de la ESO del Instituto Cañada Real y han podido de este modo imaginarse cómo sería la vida de los moradores de la zona en aquellos años.

calzada romana en Galapagar

Tramo de la calzada romana rehabilitada

. El tramo conservado se encuentra junto a una alcantarilla y el puente de un toril, también expuestos en el yacimiento visitable.

La actuación de la Dirección General de Patrimonio Cultural se ha centrado principalmente en trabajos de conservación, desbroce y poda, de manera que se ha mejorado el acceso a este camino a los visitantes.

La Calzada romana, dentro del plan de yacimientos visitables

El tramo presentado hoy está incluido en el Plan de Yacimientos Visitables, una herramienta del Gobierno regional para la investigación, protección y difusión del patrimonio arqueológico cuyo objetivo es acondicionar los principales yacimientos de la región para su visita pública. De este modo, se pretende proporcionar a los madrileños elementos de identificación con su pasado y su territorio.