Los trabajos beneficiarán a 127.000 vecinos de los municipios de Las Rozas y Galapagar

Las obras de mejora y rehabilitación del firme en la carretera M-505, entre Las Rozas y Galapagar, comenzaron el pasado 2 de agosto. Ayer, el consejero de Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, acompañado por el alcalde de Galapagar, Daniel Muñoz, el concejal de Urbanismo, Ángel Camacho, y la alcaldesa de Colmenarejo, Nieves Roses, acudieron hasta el lugar para supervisar las obras.

Los trabajos supondrán una inversión de 2,8 millones de euros y beneficiarán a 127.000 vecinos de la zona (94.500 habitantes de Las Rozas y otros 32.400 pertenecientes al municipio de Galapagar).

La finalización de las obras está prevista para el próximo 30 de septiembre.

En concreto, los trabajos se desarrollan en un tramo de 11,32 kilómetros e incluyen tanto la mejora del firme como de la señalización horizontal. Se utilizará un asfalto que mejorará la adherencia y reducirá el nivel de ruido.

Esta actuación es una de las siete previstas para este verano, a las que el Gobierno regional ha destinado 18,3 millones y que contemplan actuaciones en más de 100 kilómetros de carreteras de la red regional.

Tráfico en la carretera M-505

La intensidad media diaria en este tramo oscila desde los 3.604 vehículos/día entre la intersección con las carreteras M-535 y M-954 y el límite con Ávila, hasta los 49.898 vehículos/día entre los enlaces con la A-6 y la M-50. Se estima que la vida útil del nuevo firme que se está colocando será de entre 10 y 15 años.

La M-505 tiene una longitud de 47,9 kilómetros y en las obras de este verano trabaja un equipo de 25 personas.