El radar móvil estará situado en zonas como colegios, institutos, parques infantiles o vías principales

La Policía Local de Las Rozas ha puesto en marcha estos días las pruebas del nuevo radar móvil para reducir la velocidad en la circulación de vehículos en las calles de Las Rozas. La adquisición de este cinemómetro láser de dimensiones muy reducidas (21 x 11 x 32 cm) ha supuesto una inversión de 21.767 euros.

Se instalará en diferentes puntos estratégicos de la ciudad como colegios, institutos, parques infantiles, centros de salud o vías principales en las que se generan más riesgos para el tránsito viario y prevenir posibles accidentes causados por una velocidad excesiva.

Un radar móvil a prueba

Esta nueva herramienta, muy demandada por los vecinos del municipio, funcionará durante todo el mes de septiembre realizando controles preventivos a modo de prueba, estudio y valoración, y también para informar a los automovilistas, vecinos y visitantes. A partir de octubre estará operativo para sancionar a aquellos vehículos que superen el límite de velocidad establecido en cada vía.

Además, para advertir de este nuevo control de seguridad, se han instalado cerca de 100 señales con la advertencia de la existencia de este dispositivo en las calles de Las Rozas, y recordando que su uso por parte de los agentes de la Policía Local tiene el objetivo de reforzar la seguridad en nuestro municipio.

Desde 100 euros a la pérdida del carnet de conducir

El concejal de concejal de Sanidad, Seguridad Ciudadana, SAMER-Protección Civil y Movilidad, David Santos, destacó que “la adquisición de este radar por parte del Ayuntamiento de Las Rozas tiene como objetivo concienciar a los vecinos de la necesidad de respetar los límites de velocidad establecidos en las diferentes vías del municipio para evitar posibles accidentes”. Así, durante el periodo de pruebas, los agentes darán el alto a los conductores que superen los límites de velocidad para informar del uso de esta nueva herramienta y de la infracción cometida y que podrá suponer una multa en el momento en que el radar entre definitivamente en funcionamiento.

Las sanciones por sobrepasar los límites de velocidad pueden suponer desde una multa administrativa de 100 euros, la pérdida de puntos y hasta la retirada del carnet de conducir.