Cuando se cumplen 21 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco, los ayuntamientos de Collado Villalba y Galapagar han rendido esta mañana un homenaje, en colaboración con la Fundación Miguel Ángel Blanco.

Collado Villalba ha contado además con la asistencia del director general de Seguridad y Protección Civil de la Comunidad de Madrid, Carlos María de Urquijo, miembros de la corporación municipal, representantes de asociaciones de la localidad, casas regionales, sindicatos, así como vecinos del municipio.

Miguel Ángel BlancoMariola Vargas, en la lectura de un manifiesto, ha subrayado que la noticia del secuestro de Miguel Ángel Blanco hace 21 años “sacudió a toda España. Millones de personas salimos a las calles para mostrar nuestra repulsa y exigir piedad a los asesinos. Todos fuimos conscientes del sufrimiento que ETA causaba no solo a las víctimas, sino a toda la sociedad. Todos nos identificamos con Miguel Ángel: un buen hijo, un buen hermano, un buen amigo de sus amigos y un ciudadano comprometido con su municipio, Ermua, en el que defendía la democracia y el derecho de sentirse vasco y español sin complejos como concejal del Partido Popular”.

Unidad ante la barbarie

Vargas de igual forma ha resaltado que “recordar a Miguel Ángel Blanco es recordar todas las consecuencias de la barbarie terrorista, a las miles de familias afectadas por el totalitarismo etarra”. “Su secuestro y asesinato simboliza todo el horror de ETA y el hartazgo de una sociedad hasta entonces atenazada por tantos crímenes cometidos. Nació la exigencia de firmeza democrática y de unidad ante la barbarie”.

Tras la lectura del manifiesto se ha guardado un minuto de silencio en memoria de todas las víctimas del terrorismo y se han interpretado tres piezas de música clásica a cargo de Armen Antonian (violonchelo).

Cuaderno de firmas

El Ayuntamiento ha puesto a disposición de los vecinos un “cuaderno de firmas” en el que se puede escribir los recuerdos de aquellos días de julio de 1997. Permanecerá en la Casa Consistorial hasta el 20 de julio, y posteriormente será entregado a la Fundación Miguel Ángel Blanco, “como semblanza del sentir del pueblo villalbino”.

Miguel Ángel BlancoGalapagar rinde homenaje a Miguel Ángel Blanco

Poco después, ha sido el Ayuntamiento de Galapagar quien se ha sumado al homenaje a Miguel Ángel Blanco.

Un aniversario que de nuevo ha unido a la sociedad española, y en este caso a la galapagueña, contra la barbarie y el terrorismo.

El acto ha estado presidido por el alcalde de Galapagar, Daniel Pérez Muñoz, quien además ha leído un manifiesto remitido por la propia Fundación Miguel Ángel Blanco donde se recuerda como aquellos días “nació una nueva conciencia ciudadana de lucha contra el terrorismo: el Espíritu de Ermua. Se asentaron las bases de la mejor y más eficaz política antiterrorista: la que defendía que debía haber vencedores (las víctimas, la sociedad democrática y el Estado de derecho) y vencidos (los terroristas y sus cómplices)”.

Ahora, 21 años después, ha dicho el regidor galapagueño que “este Espíritu de Ermua tiene que estar más presente que nunca y, aunque la banda terrorista haya sido derrotada, sus víctimas deben seguir siempre en nuestra memoria. Tal y como señala la Fundación Miguel Ángel Blanco, es un deber ético y político recordarlas, porque son el mejor símbolo de la defensa de la libertad y de nuestros principios constitucionales y estaremos eternamente en deuda con ellos”.

El acto ha concluido con un sentido minuto de silencio de todos los asistentes en memoria de todas las víctimas del terrorismo.