vertido de residuos GuadarramaHa solicitado a Seprona y agentes forestales que apliquen las sanciones contempladas en la ley

El Ayuntamiento de Guadarrama ha intensificado el control sobre vertidos de residuos fuera de los espacios establecidos, ante comportamientos irresponsables que llenan los espacios verdes del municipio de escombros, muebles y enseres y restos de poda.

Situaciones que causan problemas de seguridad pero que, a largo plazo, comprometen la supervivencia del entorno, por la contaminación que muchos de los residuos suponen, y el deterioro de los espacios verdes donde suelen depositarse.

Además, desde el Ayuntamiento de Guadarrama se ha solicitado la colaboración del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, Seprona, y de los agentes forestalespara que se apliquen las mayores sanciones y se persiga duramente la comisión de estos delitos medioambientales.

Vertidos de residuos en veredas y cañadas

Como destaca el alcalde, Diosdado Soto, “para Guadarrama su entorno natural es una de las mayores preocupaciones. Es frecuente pasear por cañadas, veredas y caminos, y observar cómo alguien ha realizado vertidos ilegales que comprometen la supervivencia de nuestro medio natural. Desde el Ayuntamiento no podemos hacer frente solos, ya no es solo una cuestión de competencias o no, es una cuestión de necesidad que entre todos paremos este tipo de comportamientos tan dañinos, de forma urgente, y para eso será necesario aplicar las mayores sanciones que contempla la Ley, para evitar que se deteriore cada vez más nuestro entorno. Por eso, hemos solicitado que aumente la vigilancia y las sanciones desde el servicio del Seprona y los agentes forestales, a ver si es verdad que terminamos con estos comportamientos que comprometen el futuro de todos”.

Guadarrama cuenta con más del 80% de su término municipal protegido y rodeado de zonas de especial interés, cañadas, vías pecuarias, bosques, dehesas, etc., de importante valor medioambiental, que vienen viéndose comprometidas por estos comportamientos irresponsables con los que es necesario acabar.