Para el PP de Torrelodones la previsión ha sido “insuficiente” en la gestión de la nevada

El PP de Torrelodones, a través de una nota de prensa, ha criticado la gestión del equipo de Gobierno tras el paso de la borrasca Filomena.

Si, como venimos denunciando desde el inicio de la legislatura, este equipo de gobierno tiene escasa capacidad de gestión en circunstancias normales, cuando estas se han vuelto excepcionales, se ha visto desbordado”. Así lo ha calificado el PP de Torrelodones, tras asistir a la Junta de Portavoces esta mañana.

“El equipo de gobierno nos ha informado de la situación actual del municipio y de los trabajos previstos, pero no podemos estar conformes con su gestión a la que podemos calificar como de improvisada y falta de planificación”.

Sin sal

Pese a entender que esta es una situación extraordinaria, para el PP la previsión ha sido “insuficiente” en la gestión de la nevada. “Desde el 2 de enero Protección Civil estaba avisando de que se hiciera acopio de sal en previsión de una gran nevada”. Sin embargo, indican los populares de Torrelodones, esta ha sido insuficiente. “Al agotarse, el Ayuntamiento ha tenido que hacer uso de la que se había puesto a disposición de los vecinos”. “Sin sal, los esfuerzos que están realizando los particulares para abrir las calles se convierte en un esfuerzo inútil, pues el hielo vuelve a formarse una y otra vez”.

“Se tardó en pedir ayuda a empresas privadas y han sido, precisamente estas, con maquinaria pesada más potente que la propia del Ayuntamiento y con sus empleados, las que han llevado el peso de la limpieza viaria cuando los medios municipales se mostraron insuficientes”.

Órdenes improvisadas, según el PP de Torrelodones

Desde el PP de Torrelodones indican que las órdenes dadas a los encargados de limpiar las calles han sido “improvisadas y contradictorias”. “Se les mandaba que limpiaran una calle y al momento se les ordenaba que limpiaran otra calle en el extremo contrario del pueblo”.

Aun así, el PP agradece el esfuerzo de empleados municipales, que han tenido que soportar jornadas extenuantes y órdenes contradictorias, fruto de la falta de planificación y dirección”. También agradecen el trabajo de los empleados y “la paciencia infinita de los vecinos que se han visto atrapados”.