Gonzalo Santamaría, portavoz de Vecinos por Torrelodones

Gonzalo Santamaría, portavoz de Vecinos por Torrelodones

Nula afección al bien que pueda afectar”, así respondió el portavoz de Vecinos por Torrelodones, Gonzalo Santamaría, a las preguntas de la oposición sobre los efectos que los más de 53 tornillos –según explicó el socialista Juan I. Díaz Bidart, han clavado a la Torre de los Lodones para sujetar la lona.

Las preguntas del PSOE sobre la lona, su coste y la solicitud de permiso a la Comunidad de Madrid sobre la protección de bienes culturales se realizaron a la concejal de Cultura, Rosa Rivet, pero fue el portavoz quien respondió.

Santamaría se defendió ante las preguntas sobre el expediente informativo que la Comunidad de Madrid ha abierto al Ayuntamiento con motivo de la lona. “Hay gente encantada –dijo Santamaría- el tema de la Torre ha salido en los medios y nos ha llegado notificación para justificar la instalación. No hay multas ni sanciones”.

“La instalación no ha afectado ni tendrá consecuencia cuando se retire la lona”.

“La empresa nos comunicó que había solicitado a Patrimonio de la Comunidad de Madrid por teléfono que si necesitaba autorización administrativa específica. Y les contestaron por el mismo medio que no. La empresa dice que no hay registro alguno de grabación de conversación telefónica”.

 

Tono altivo y soberbio

Para el PSOE, las respuestas del portavoz de Vecinos por Torrelodones fueron hechas con un tono “altivo, soberbio y aleccionador” cuando el concejal socialista preguntó sobre los daños que haya podido sufrir la Torre con la lona que la envuelve para regalo. “Sorprendente también fue el argumento de que en realidad nuestra Torre no es tan antigua y que es fruto de una reconstrucción posterior. Con tales argumentos también podríamos anclar estructuras y taladrar muchos monumentos cuyo aspecto actual son fruto de reconstrucciones posteriores”, afirman los socialistas.

Las preguntas de Bidart no entraban a valorar “lo positivo o negativo de la campaña, ni tan siquiera el buen o mal gusto de la misma, sino la evidencia de que eran visibles 53 tornillos anclados a la torre y de los posibles daños que eso podría acarrear, así como, preguntar si se habían pedido los permisos adecuados al tratarse de un Bien de Interés Cultural; patrimonio de los vecinos de Torrelodones, de los madrileños y de los españoles”.

“Lo que sí que sacamos en claro es que el coste, solo de la lona de la Torre, es de 14.000€. Casi 1.000€ por día”.

Además el portavoz socialista advirtió, que en caso de que la Dirección General de Patrimonio encuentre alguna actuación incorrecta sobre la Torre, el PSOE pedirá la dimisión del responsable. En este caso y nuevamente del cuestionado concejal Ángel Guirao.

“Preguntas sencillas y concretas que no obtuvieron una clara respuesta pese al largo discurso del portavoz de VXT. Será que no están acostumbrados a que la TV vaya en su contra”, dicen los socialistas.