Junta local de seguridadPositivo balance ofrecido por la Delegación del Gobierno sobre la situación de Galapagar en materia de seguridad. Los datos se han puesto sobre la mesa en la Junta Local de Seguridad celebrada en el consistorio galapagueño y que ha contado con la presencia de, además de la Delegación del Gobierno, la Comunidad de Madrid, Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil y en representación del gobierno municipal, el concejal de Seguridad y el alcalde.

Según los datos de la Delegación, en lo que va de año las infracciones penales contra el patrimonio han descendido en Galapagar un 17,33%. Además, en estos primeros cinco meses del año, las infracciones penales a nivel general han descendido un 1,86%

Una cifra que indica que la media de infracciones penales es de 30 por cada 1.000 habitantes, 27 puntos por debajo de la media de la Comunidad de Madrid, que se sitúa en 57 por cada 1.000 habitantes; o 13 puntos por debajo de la media nacional que se establece en 43 infracciones por cada millar de habitantes.

Desde el Ayuntamiento aseguran que “una vez más, los datos de forma objetiva dejan patente que Galapagar es un pueblo seguro y el trabajo constante de la Policía Local y de la Guardia Civil, está dando sus frutos”.

Fruto de medidas adoptadas

El Consistorio asegura que estos datos son fruto de muchos años de medidas adoptadas en materia de seguridad por parte del gobierno de Daniel Pérez Muñoz, intensificando los controles, la instalación de cámaras de vídeovigilancia, el acercamiento de la policía a las urbanizaciones o las continuas mejoras en el equipamiento de los agentes locales.

Para Daniel Pérez Muñoz, los datos de la Delegación del Gobierno vienen a refrendar la labor en estos últimos años y es satisfactorio que los resultados sean directamente proporcionales al esfuerzo realizado. “Siempre ha sido una prioridad la seguridad de nuestro pueblo, los datos objetivos nos dicen que efectivamente Galapagar es seguro pero lo importante es que así lo sientan y perciban los vecinos. Todavía queda mucho trabajo por delante, es materialmente imposible lograr un nivel cero de delincuencia, pero seguir reduciendo los índices y mantenernos en esta línea serán los objetivos para los próximos años”.