GRUPO MUNICIPAL ACTÚA

Rubén Díaz, portavoz de acTÚa

Para crear un itinerario ciclista y mejorar el itinerario peatonal, Vecinos por Torrelodones decidió actuar en el entorno del puente del Outarelo. El proyecto de carril bici, aprobado unilateralmente por el equipo de Gobierno de Vecinos por Torrelodones, contempla tres tramos con tres actuaciones diferenciadas:

  • El primer tramo es la actuación a realizar en la Avenida de la Dehesa junto al Polideportivo. Se modifica el actual aparcamiento en batería por aparcamiento en línea para “dejar” sitio para el carril bici pegado al bordillo de la calzada.

 

¿Es esta la mejor de las soluciones posibles?

Creemos que no porque se disminuyen plazas de aparcamiento en la zona. En segundo lugar,  al construir el carril bici “pegado” a la zona de aparcamiento en línea, aumenta la inseguridad, pues cualquier ciclista que discurra por el mismo se puede encontrar inesperadamente con que un usuario de un vehículo aparcado abra la puerta invadiendo el carril bici, provocando un accidente.

Creemos que se podría haber dejado la acera para peatones cerca de los vehículos aparcados y el carril bici destinándolo a acera, o incluso haber dejado el aparcamiento y la acera como estabas y haber trazado el carril bici por la zona teóricamente verde, que estaba ya muy degradada.

  • El segundo tramo consta de la actuación en el puente de Outarelo y en sus extremos. El proyecto de VxT  que se está implementando consiste en reducir considerablemente el ancho de los dos carriles de circulación. Esta medida irá acompañada de la actuación en ambas rotondas, en donde se proyecta mantener el radio de la isleta central, creando una zona que se podrá invadir solo por los autobuses en base a un bordillo de 3 cm y un pavimento adoquinado. Con todo ello lo que se pretende es liberar sección en el puente para tener sitio para el carril bici y aceras peatonales a ambos lados.

 

Tala de árboles para construir carril bici

¿Qué problemas presenta esta opción del Equipo de Gobierno de VxT?

Al reducir el ancho de los carriles de circulación en el puente se dificulta la maniobra de giro de los autobuses, haciendo dicha maniobra prácticamente imposible sin invadir el carril contrario y/o la zona peatonal y de carril bici en el arranque del puente. Todo autobús procedente de la Av. de Valladolid y que quiera girar hacia el puente para descender a la Colonia por la Av. de Torrelodones debe situarse en el carril derecho y, cortando todo el tráfico de la rotonda, subirse por la zona adoquinada e intentar entrar en el carril de ancho reducido del puente.

¿Qué ventajas tiene esta solución frente a otras técnicamente posibles? Únicamente que respeta la actual estética del puente Outarelo, aspecto no discutible de nuestro concejal de Urbanismo.

¿Caben otras soluciones técnicas, incluso respetando el puente? Sí. AcTÚa propone recrecer la sección del puente en la zona de las aceras, con lo que con un pequeñísimo impacto visual en el puente, se conseguiría espacio suficiente para el carril bici sin reducir el ancho de los actuales carriles de circulación. Según el equipo de gobierno de VxT esta solución no es viable, al margen de su posible coste y dificultad técnica, porque el puente del Outarelo está protegido al formar parte de la colección de puentes de la Autopista Las Rozas-Villalba, y su autor o sus herederos nunca darían permiso para que se tocase. En otros puntos de esta autopista sí se han intervenido en otras estructuras, incluso sustituyendo alguna por otras más acordes con la demanda actual de tráfico. De acuerdo con este criterio, el pueblo de Torrelodones y la Colonia están condenados a estar conectados por una vía de solo dos carriles de poco más de 4 m.

Se puede llegar a soluciones que respetando el actual puente sean más operativas, faciliten la maniobra de los vehículos pesados y mejoren las actuales condiciones del tráfico, en lugar de empeorarlas, como va a pasar con la propuesta de VxT.

AcTÚa propone 2 alternativas. La primera cuestiona que el carril bici discurra por el lado del puente  seleccionado. Si se hace por el lado contrario se facilitaría la maniobra de giro de los autobuses y se ganaría en seguridad para los ciclistas al cruzar la rotonda por el lado en el que se deben parar los vehículos para ceder el paso.

La segunda cuestiona el formato de la rotonda actual. Con el tráfico dominante de la vía de servicio, se puede pensar y diseñar soluciones más operativas.

El tercer tramo consiste, en la ampliación de la acera  de Av de Torrelodones a 3 m. compartiendo la acera peatón-ciclista.

¿Cuál es el impacto de esta solución?

  La tala de 71 árboles

Conclusión :

En la gestión de las infraestructuras no se debe obviar la importancia de la planificación general, ya que solo esta planificación garantiza un desarrollo armónico de este sistema de infraestructuras y no se deben presentar las soluciones como hechos consumados e irreversibles, ya que se pierde la riqueza de otros puntos de vista. El intercambio de opiniones no representa, si se hace desde la colaboración, ninguna pérdida de tiempo y enriquece el resultado final, aunque esta manera de participar no forme parte de los esquemas del actual equipo de Gobierno de Vecinos por Torrelodones.